Saber elegir la pregunta

18 agosto 2015 2 Comentarios

Minutos estimados de lectura: 2

pregunta

Hoy tengo la suerte de terminar temprano y voy a visitar a mi madre. En la portería 3 ascensores te dan la posibilidad de ahorrarte los 182 escalones que hay hasta llegar a la planta 14. Creo que el poder de mi mente concentrándose en un objetivo y mi intención pueden llegar a provocar que llegue el ascensor que yo elija.

Hoy elijo el del centro. Cierro mis ojos, apoyo mi mano en su puerta y proyecto toda mi energía para que sea este el elegido que llegue para subirme. Pulso el botón y espero sin dejar de pensar en mi objetivo.

Hoy no llega el que esperaba, aunque algunas veces sí lo hace. No tengo todavía un ratio de acierto suficientemente grande para corroborar mi teoría, pero mientras subo me invade la idea clara de que estoy fallando porque no me hago la pregunta correcta.

En vez de preguntarme: ¿Qué ascensor quiero que llegue? ¡Qué poca humildad al pensar que soy casi un dios!

Siento que sería mejor cambiar la aproximación a:

¿Cuál será el ascensor que llegará primero?

Desde esa aproximación, en vez de desear tener el poder de controlar las cosas y que se cumplan mis deseos, tan solo he de desarrollar mi intuición para saber cuál está más cerca y, por tanto, llegará antes al ser llamado. Tan solo he de elegir bien y aceptar aquello que la vida me trae para llegar a mi destino.

¿Cuántas veces he forzado las cosas a lo largo de mi vida? ¿Hubiera sido más fácil mi camino si hubiera prestado más atención? ¿Estaba tan perdido en lo que quería que no era capaz de escuchar a mi intuición?

Desde que he cambiado mi aproximación, la tasa de aciertos ha mejorado. Ahora llego, me detengo e intento silenciar mi mente, entorno los ojos y cierro mis oídos, para poder escuchar la respuesta a la pregunta que hago en silencio al universo: ¿Qué ascensor está más cerca?

La vida me resulta más fácil desde que he aprendido a escucharme. Inténtalo y verás la diferencia.

Tags: , ,

Comentarios (2)

  1. ana suarez dice:

    Me ha gustado mucho. Sencillo y directo. Yo de un tiempo a esta parte también intento hacer más caso que antes a mi intuición. Es tan sabia….Pero claro, la cabra tira al monte y como vamos tanto de “seres racionales” pues…En cualquier caso, lo suyo es encontrar el equilibrio entre ambas (razon e intuicion)…y en ello estamos! Gracias Jaume

    • Jaume Gurt dice:

      Ana, muchas GRACIAS por tu comentario, por tus palabras, por sembrar en otros. Tú lo has dicho, EQUILIBRIO, aunque ahora la sociedad está en uno de los extremos, así que para lograr el equilibrio necesitamos pasar un cierto tiempo en el otro lado. ¡Se feliz!

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*