Nieve en la cima

1 septiembre 2014 4 Comentarios

Minutos estimados de lectura: 2

nieve en la cima

Trabajar en una empresa de internet implica ser espectador privilegiado de cómo el mundo se transforma a una velocidad de vértigo, obligándote a adaptarte al medio constantemente.

¿Dónde ha quedado el protagonismo de Terra o de Second Life? ¿Cuántos sectores se han visto obligados a reinventarse con internet? ¿Hacia dónde nos dirigen las redes sociales, smartphones y tablets?

Con el movimiento, las empresas se ven forzadas a cambiar, pero a las personas nos cuesta desprendernos de lo conocido y abrazar lo nuevo. Por ello, la compañía debe acompañar a sus trabajadores en este camino.

Pero, ¿cómo empieza el cambio?

El reto de cambiar una organización de forma eficiente y rápida me recuerda la llegada de la nieve en invierno. Primero ocupa cumbres y cimas. Luego llenará montañas y valles, pero empieza aterrizando en lo más alto. Dicho de otra manera, el cambio empieza por arriba, en los puestos de dirección.

Cuando queremos cambiar una forma de trabajar, la cultura o el estilo de una organización, la energía debe nacer de dirección general. No podemos pedir a nuestros trabajadores que recorran un camino que la dirección no ha transitado antes; hay que liderar con el ejemplo y desde ahí impregnarlo todo y a todos.

Nuestras palabras y actos deben estar alineados con el lugar al que nos dirigimos: ese lugar ocupa el centro de nuestro tiempo y atención, y así es como empezamos a moldear nuestros futuros logros. Si queremos un cambio de cultura, el director general debe ser el cambio cultural que se pide.

El siguiente paso consistirá en extender ese cambio al comité de dirección para que cada uno, de forma individual y como equipo, se sumen a la transformación. Después habrá que bajar el mensaje a los mandos intermedios para que finalmente llegue a todas las personas.

¿Quién se dará el permiso de cambiar si no lo veo en mis mayores?

Tags: , ,

Comentarios (4)

  1. Jordi S dice:

    No necesariamente debe ser así, sobre todo en las pequeñas y medianas empresas con un importante peso familiar en la dirección se deben impulsar cambios importantes desde los mandos intermedios.

  2. Alejandro dice:

    Estoy de acuerdo en el cambio desde arriba, deben conocer el terreno por el que va a moverse la empresa para tener acierto en sus decisiones .

  3. Aitor Peña dice:

    Buena reflexión, me atrevería a añadir, que la información ha de fluir con rapidez para que la nieve se asiente debidamente.

    • Eduardo dice:

      Aitor, no con tanta fluidez como indicas.
      Mejor integrada en el plan estrategico de la empresa y a la velocidad que este necesite para llevarse a cabo.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*