Medir para tomar mejores decisiones

24 marzo 2018 0 Comentarios

Minutos estimados de lectura: 3

 

Suena el despertador, son las 6.25 en punto de la mañana. Ducha, meditación y desayuno me acompañan desde hace 15 años, como rituales mágicos para preparar el día que está naciendo.

Desde hace algún tiempo he incorporado nuevos rituales. Para vestirme miro la previsión del tiempo, mejor ir abrigado si va a hacer frio; y una prenda impermeable o un paraguas pueden ir bien para la lluvia. Además, antes de salir de casa, miro Google Maps, donde puedo ver si ahora es un momento propicio para salir o ya está todo colapsado, y mejor quedarme en casa trabajando para entrar un poco más tarde o tomar el transporte público. Una vez decidido que salgo, elijo el camino que tomare hoy, entre las múltiples opciones que tengo. Pero el tráfico es un sistema vivo, y todo puede cambiar en un instante debido a un accidente, así que Maps me acompaña cual fiel copiloto indicándome en todo momento si debo alterar los planes iniciales, siempre en pro de optimizar el tiempo invertido en la ruta.

Estos nuevos ritos han cambiado totalmente mis hábitos de vida. Los datos se convierten en mis aliados para vestirme, decidir cuando salgo de casa, tomar una ruta, o cambiarla en tiempo real. Si mi padre viese esto le parecería increíble. Está claro que los datos se convierten en conocimiento, y con él lo puedo convertir en poder cuando tomos mejores decisiones y acciones. Todo un universo en nuestras manos.

El mundo empresarial tiene la cultura de medir desde hace mucho tiempo. Mide los costes, las ventas, los beneficios, la rentabilidad, la plantilla, el dinero que tiene en caja, el número de clientes, etc… Todos indicadores de negocio, ninguno de temas humanos, de liderazgo, de gestión de equipos. Las personas como individuos y como parte de los equipos que forman nuestra empresa, son los verdaderos artífices de los resultados que tanto gusta medir al mundo empresarial. ¿Por qué no se han incorporado ya? ¿Cuestión de desconocimiento o de miedo en los directivos?

En un mundo VUCA (Volátil- Incierto- Complejo- Ambiguo) donde todo se acelera, apostar por las personas y la creación de equipos cohesionados y eficientes, es el camino que hoy se vislumbra ganador. Necesitaremos personas comprometidas con el equipo y la empresa, líderes que sepan liderar más que ordenar, líderes reconocidos y no temidos, equipos que crean en sí mismos, que pueden tomar decisiones, equivocarse y aprender de los errores. ¿Cómo puede lograrse sin medir cuestiones humanas y de liderazgo? ¿Qué debemos medir? ¿Cómo utilizaremos las mediciones?

La prestigiosa organización CCL ha desarrollado un modelo para desarrollar equipos y liderazgo basado en solo 3 variables: objetivo único claro, alineamiento del equipo, y el compromiso de los miembros. Estoy convencido que herramientas de este estilo (TeamEQ es una de ellas) se convertirán mañana en nuestros compañeros para el desarrollo del liderazgo, del equipo, de la organización, y de las personas. Aquellas empresas y aquellos equipos que sean pioneros ganarán una posición ventajosa difícil de vencer, pero no basta con herramientas, la receta no funciona si no hay voluntad de cambio, si uno no está dispuesto a pagar el precio para pasar de oruga a mariposa. ¿Cuando empiezas a crear tu futuro?

Tags: , , , ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*