La fe de comprar

25 Agosto 2014 4 Comentarios

Minutos estimados de lectura: 2

comprar_large

¿Cuánto esfuerzo deberíamos dedicar a conseguir nuevos clientes? ¿Lograr clientes es algo que hay que hacer a cualquier precio? ¿Qué mecanismos podemos impulsar para que cada nuevo cliente sea una pieza que nos ayude a sostener, construir y ampliar nuestro negocio? ¿Vender es lo mismo que conseguir un nuevo cliente?

Vender un producto es un proceso mágico que debe cuidarse tanto en el proceso como en la filosofía que encarna porque marcará la diferencia de nuestro futuro.

Vender es lograr que alguien use tu producto y pague dinero por ello. Hacer un nuevo cliente es ir un paso más allá y conseguir que alguien que te ha comprado una vez vuelva a repetir contigo.

Vender requiere llegar en el momento oportuno de la necesidad que cubrimos, convencer de las bondades que ofrecemos y disponer del dinero suficiente para invertir en ello.

También implica un acto de fe y confianza por parte del posible cliente.

Esta confianza entregada es la que debemos gestionar adecuadamente porque es la llave para repetir, para crecer con el cliente y para aumentar nuestra cartera de clientes futuros.

  • Aprendamos a saber decir que no cuando exista el riesgo de que nuestro producto no cubra las expectativas del cliente y rompa esta fe entregada. Una venta mal hecha nos puede cerrar las puertas para siempre con el cliente, como profesionales de las ventas y también como empresa, por la asociación que hace el cliente del vendedor con la marca.
  • Cuesta mucho vender como para tirar por la borda todo este trabajo. Hagamos que cada venta se convierta en un cliente nuevo cubriendo sus expectativas con nuestro producto. Nuestra cartera de clientes crecerá, diversificaremos el riesgo, el cliente probablemente nos acabará comprando más productos y nuestro negocio florecerá. ¡Cuantas ventajas para un trabajo bien hecho!
  • Un cliente satisfecho se puede convertir en un apóstol y hablar de nuestros productos a terceros. Escuchar a alguien que conozcas hablando maravillas de un producto o una empresa te genera confianza y es muy probable que cuando te surja la necesidad que cubre el producto lo termines comprando.

Una venta bien hecha genera clientes. Y los clientes satisfechos atraen nuevos clientes: esa es la magia de cuidar el acto de fe entregado en cada venta.

 

Tags: , , ,

Comentarios (4)

  1. click now dice:

    This blog post was very useful to me. I’m sure others may find it useful as well.

  2. Erik dice:

    Buenas tardes,

    estoy completamente de acuerdo con la entrada del blog.
    Conseguir que un cliente repita tu compra contigo es el objetivo perfecto.

    El problema no viene tanto por parte del vendedor que está en el cliente, sino en la estrategia de las empresas. Las prisas por vender, por tener un beneficio a corto plazo son los que hacen que la estrategia en la venta no sea la adecuada. Y esto se ha agravado también como consecuencia de la crisis, momento en el que prima vender aunque sea malvendendiendo.

    Necesitamos un cambio en la forma de pensar y gestionar!!!

  3. Pedro Muro dice:

    Buenas tardes,

    Excelente artículo.

    Profundizando un poco en lo que comenta Miguel Ángel Serantes, al entender la empresa como un sistema (Systems Thinking), vemos que lo que entendemos como empresa ha cambiado, ha sobrepasado los límites tradicionales.

    Actores como los clientes, los proveedores, la administración, los partners, los competidores, la sociedad, etc. forman parte de la empresa.

    Desde este punto de vista, el proceso de “vender” adquiere una dimensión mucho más amplia que la actual, en la cual no es fundamental la venta (corto plazo), sino la relación con el cliente (largo plazo), relación en la cual son fundamentales el resto de actores internos y externos de la empresa.

    Saludos.

  4. Miguel Angel Serantes dice:

    Yo añadiría que, no solo los clientes satisfechos hacen florecer el negocio. También los proveedores satisfechos pueden ayudar y por supuesto los empleados. Hay que dejar de hablar de “venta” según la idea tradicional y hablar de la satisfacción de todos los grupos humanos que se relacionan en una empresa.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*