LA CAPACIDAD DE ELEGIR

22 Mayo 2017 4 Comentarios

Minutos estimados de lectura: 2

Son las 7.15 de una mañana de lunes, hoy llueve, y al salir de casa ya me encuentro la carretera cargada de coches. Mi primer pensamiento es “tendría que haber salido antes”. Los lunes es el día de nuestro comité de dirección, de la reunión en mi equipo, de iniciar la semana, de… así que siento que no puedo llegar tarde.

A los pocos kilómetros ya estamos parados, la autopista está totalmente colapsada. Reprimo la tentación de consultar en Waze la estimación de toda la ruta, sé que me dará malas noticias y ellas no me ayudaran. Sé que llegare tarde. Decido cambiar la música de la radio por una de piano que viví en directo hace poco. Parados en la autopista, centro mi atención en la música, observo los árboles y el cielo, respiro cada nota de piano, una profunda paz nace en mi interior.

No cambio de carril buscando arañar unos segundos, no conduzco rápido, no aprieto al de delante para que el atasco desaparezca a base de empujones; cierro mis ojos cuando paramos y me sumerjo disfrutando del piano y de la oportunidad que me da la vida de este tiempo solo para mí, relajándome, conectado conmigo.

Los más de 75 minutos hasta la oficina se me hacen cortos. Dani, ha llegado 10 minutos antes que yo, ha llegado enfadado con el mundo, se nota en su rostro en su energía y en sus palabras. Tardará varias horas en superarlo, y afectará a todo lo que haga, hasta que logre disipar esta negatividad.

Ambos hemos llegado tarde, eso no podíamos cambiarlo a causa del accidente en la autopista, pero si podíamos elegir como vivir ese momento. Yo me quedo con el camino de la aceptación, de la tranquilidad, de la serenidad, del disfrute del instante presente, del rehacer los planes según las dificultades, y me alejo de las prisas, el estrés, de la proyección al futuro, … Y tú, ¿con cuál te quedas? La elección es solo tuya.

 

Tags: , ,

Comentarios (4)

  1. María Velázquez dice:

    Me pasa seguido y quiero cambiar esa parte dónde de un momento a otro por alguna razón que no esta en mis manos, mi temple cambia.

  2. Jorge dice:

    GRANDE Jaume!!!!.
    Me encanta de buena mañana leer tu historia.
    Me paso algo el lunes y mi forma de actuar, fue parecida. Tenía un viaje de tres días a Los Llanos de Aridane y me deje (Por despiste) mi ordenador en el aeropuerto de Barcelona.
    Me si cuenta en pleno vuelo, mi interior se lo tomó con calma y risa. He pasado tres días planificando y trabajando de manera en la que mi herramienta de trabajo ha pasado a un segundo plano… Quería compartir mi reacción. Un abrqzo

  3. Juan Toro dice:

    Solo puedo decir que me ha encantado el artículo.
    He decidido leerlo a primera hora de la mañana y anima bastante a superar el día de un tirón.
    Cada uno es muy libre de elegir como recorrer cada día. Los problemas están ahi, las malas noticias y los conflictos con otras personas tambien. Como tomarlos ya es personal.

  4. Josep dice:

    Aquí entra la capacidad de gestionar a nuestro cerebro. Si nos dejamos llevar, nos estresamos y si estamos estresados es difícil gestionar nuestro cerebro. La clave está en no dejarnos llevar.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*