Increíble pero cierto

8 febrero 2016 4 Comentarios

Minutos estimados de lectura: 2

oficinas infojobs

Llego a la oficina de Sant Cugat, Antonio está charlando con David en su puesto de trabajo, rodeados de personas inmersos en su quehacer diario.

Nosotros no tenemos despachos para los directivos, así que algunas reuniones se suceden al lado de las personas de tu propio equipo.

Ambos son directivos en la empresa, pero cada uno proviene de empresas distintas y las culturas que han vivido están muy alejadas. Fuerte jerarquía u organización muy plana, control y hermetismo o transparencia, liderazgo desde la cumbre o auto liderazgo en cada individuo, etc. Ahora estamos en plena fusión y entre todos estamos creando una nueva cultura común.

Me acerco a Antonio y le doy un abrazo profundo y prolongado. Desde hace años, en InfoJobs ya no usamos un apretón de manos para saludarnos, ese medio metro de distancia que se crea entre ambos ha sido sustituido por el contacto de un abrazo.

Es el resultado de un trabajo de crecimiento individual y colectivo. Individual para superar los miedos de cada uno, abrir la mente y conectar con el corazón del otro. Colectivo por hacer de este hábito una certeza, todos iguales, sin distancias que nos separen, todos unidos al ritmo de un solo corazón, haciendo lo inhabitual normal.

Luego le toca el turno a David, sé que ellos no tienen esta costumbre, sé que a algunas personas les costó al principio en InfoJobs, tenían que vencer sus miedos al contacto físico que implica, por ello decido ofrecerle mi mano con respeto y admiración.

David se levanta y de su boca surgen unas palabras mágicas: “yo también quiero un abrazo, ¿no me lo vas a dar?”.

Inesperada respuesta, valiente frente a su equipo, no dudo en darle un gran abrazo. Siento que es un primer paso de acercamiento mutuo importante, gracias por andarlo.

Desde ese instante, la conexión con David ha sido de corazón, pocas diferencias han surgido y todas las hemos solventado fácilmente pensando primero en la empresa.

Cuando dos se sienten uno pueden llegar al cielo. ¡Atrévete a probarlo!

Tags: , ,

Comentarios (4)

  1. Cómo nos relacionamos en las empresas está cambiando mucho Jaume, venimos de una cultura piramidal en la que cada uno valía los m2 de su despacho y que darnos la mano, era todo el contacto físico que nos permitíamos. Ahora, con la incorporación del talento de los millennials y del cambio de modelo (estructuras horizontales, liderazgo natural y emocional, digitalización, cultura colaborativa, intraemprendimiento, PLE… ) nos permitimos ir explorando otras reglas de juego en las que el tocarnos, abrazarnos, mirarnos y sonreír, empieza a sernos permitido sin perder por ello, nuestra imagen como profesional de valor.

    Esperemos que para cuando la Generación Z llegue a las organizaciones, esta nueva manera de vivir la empresa, sea ya una realidad asentada.

    😉

  2. Qué poder tienen los pequeños gestos de agradecimiento, empatía, reconocimiento… Debemos practicarlos a diario. ¡Lo bueno es que se contagian!
    Gracias Jaume por dar ejemplo

    • Jaume Gurt dice:

      Apreciado David

      Muchas GRACIAS de nuevo por seguirme y por participar con tus comentarios. Como bien dices, creo que los pequeños detalles son los que finalmente marcan la diferencia en las relaciones entre personas, practicando el reconocimiento estamos empoderando a las personas, poruq ellas se sienten vistas y recompensadas, y desde alli nace un poder inmenso de mejora y evolucion. Muchas GRACIAS David por acompañarme.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*