Hoy no volverá

3 Noviembre 2014 10 Comentarios

Minutos estimados de lectura: 1

now-clock

Abro mis ojos y miro el reloj. ¡Me he quedado dormido precisamente hoy que tengo reunión con mi jefe! Me levanto con prisas y voy a despertar a mi hijo Pol de 9 años. Tiene sueño y se resiste, está cansado y no quiere levantarse rápido.

Me meto en la ducha mientras voy repitiendo su nombre de vez en cuando y le doy instrucciones para que se vista. Mi cabeza va pensando en todo lo que tengo por delante, mientras mis manos, de forma automática y desconectadas de mi ser, enjabonan. Me siento acelerado. ¡Voy a llegar tarde!

Me dirijo a la habitación de Pol y…. sigue en la cama con los ojos cerrados. Una mezcla de enfado y vértigo me invaden. ¡Voy a llegar tarde! Le despierto y hoy se levanta refunfuñando. Entonces me abraza muy fuerte, me da un beso y me dice ‘te quiero papi’.

Respiro su abrazo mientras mi conciencia despierta. GRACIAS hijo por sacarme de esta locura en la que estaba metido. Hoy no volverá, y estaba a punto de perderlo por unas prisas por estar con mi jefe.

¿Cuánto vale una reunión? ¿Cuánto vale un día de vida vivido? ¿Cuánto vale el abrazo amoroso de un hijo, una sonrisa regalada por un desconocido, un amanecer, un beso de tu mujer, un….?

Llegarán otros días, pero justamente hoy está pasando y nunca más regresará. ¿Cuánto vale?
Hoy no volverá y yo no voy a perderlo.

Foto: ©Cédric Thual (Flickr)

Tags: , ,

Comentarios (10)

  1. Basilio Galán Tellaeche dice:

    Efectivamente, nuestra vida al final se llena de estos “pequeños momentos” y si los dejamos pasar, o peor aún, los vemos pero no los vivimos como protagonistas, llegara el día que hagamos balance y comprobemos que tras una brillante carrera profesional en el fondo nos encontremos vacíos.
    Porque no debemos olvidar que las relaciones profesionales pueden ser gratificantes y nos llenan, pero al final son efímeras, y lo único que al final queda son esos “pequeños momentos” que de verdad te dan todo sin esperar nada cambio.

  2. Elisa dice:

    ¡Me ha encantado!

    Lamentablemente es la realidad de muchas personas que, debido a su trabajo u otras circunstancias, que se pierden los pequeños-grandes momentos que les brinda la vida y que nunca más volverán.

    ¡Gracias por este breve pero intenso post!

    Elisa.

  3. Vanesa Velert dice:

    Gràcies, Jaume, per aquesta tan bonica reflexió i, per compartir aquest tipus d’experiències en què tots ens hi trobem sovint i que no sempre som prou conscients en aquell precís moment! Gràcies també per creure i valorar, com jo també reconec en els meus fills, la gran quantitat de coses que els nens i nenes tenen per ensenyar-nos, la capacitat de fer-nos tornar a connectar amb el més important de la vida, disfrutant del moment present segon a segon i posant a lloc el que realment és important, a diferència del que pot ser “urgent”. Visquen els nens per seva saviesa innata, pel seu amor incondicional, per la seva innocència i ganes de viure! Perquè deixem que ens obrim els ulls, perquè deixem que s’aturi el temps….Perquè no deixem que el ritme actual i l’estress dirigeixin la nostra vida i, no deixi sortir mai a jugar a aquell nen/a que tits i totes portarem per sempre al nostre interior. Desitjo que tinguem la ment prou desperta per gestionar-ho tot plegat ( vida laboral, familiar, social… ) de la millor manera possible per tal de gaudir i assaborir la immensa quantitat de coses meravelloses que la Vida ens regala cada dia, per viure i créixer en la Felicitat plena, i així anar despertant-la i compartint-la amb tot aquell amb qui ens trobem! Un món del món ric on la diversitat, cultural, econòmica i social no siguin barreres sino ponts, perquè cada dia i cada ésser sigui més feliç, siguem més oberts i solidaris, doncs tots som un, tots sentim i volem el mateix. Per la Pau mundial, pel cumpliment dels Drets Humans, dels nens i respecte pel medi ambient! Escoltem als nens, meditem uns minutets al dia, parem la nostra ment i siguem amos de la nostra vida, tenint clar el què i el per què fem o deixem de fer, sabent quines són les nostres Motivacions i Valors que hem de treballar i lluitar per aconseguir o mantenir. Que tingueu tots un Feliç dia! I moltes gràcies de nou, per aquesta “petita” sotregada i fer-nos despertar!!! Una abraçada!

    • Jaume Gurt dice:

      Hola Vanesa. Gracias por contribuir. Con tus palabras me haces de espejo y me veo mejor. Seguro que a tu alrededor muchos lo disfrutan también. Gracias por tanta conciencia.

  4. Ana Suárez dice:

    En otras palabras: CARPE DIEM
    Algo que se me quedó grabado con aquello de “oh, capitán, si, mi capitán”.
    Y sí, esos enanos son taaaaaan sabios.

    A mi el mío de 7 años me acaba de despedir con un dulcísimo “buenas noches mami” que no tiene precio sabiendo y aceptando que mañana noche esta “lavadora” en la que estamos metidos y en centrifugado permanente no nos va a permitir este mismo gesto por un nuevo “business trip” de mami.
    Eso sí, ; hoy nos hemos regalado…..ja,ja.
    Antes de la susodicha frase: juegos, cosquillas, hipo, dos páginas de un cuento, comentar la jugada del día con su amigo Victor, rezar como le enseña su padre que hoy no está por viaje de trabajo, masajito en la espalda, nana “como cuando eras bebé”, y ahora mismo su dulce respiración junto a mi.
    ¡Que me quiten lo bailao!
    El jefe puede esperar. Mi hijo solo hoy tiene 7 años, 6 meses y X días.

    • Jaume Gurt dice:

      Hola Ana. Gracias por leerme, por contribuir. Sabias palabras, dichas con el corazón, me emocionan y veo la humanidad de tu ser. Qué fácil es disfrutar la vida y qué difícil nos lo ponen al hacernos creer otras cosas. Sé feliz con tu hijo. Es lo más rico que podemos vivir.

  5. laura dice:

    hermoso!! gracias

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*