Escanciar la sidra

7 Diciembre 2015 0 Comentarios

Minutos estimados de lectura: 2

globalizacion

María toma la botella de sidra con la mano derecha con suavidad y cariño, levantándola hacia el cielo, mientras con la izquierda toma el vaso y lo baja hacia la tierra. Con su cuerpo vertical y la mirada perdida en el infinito, la derecha empieza un lento y preciso movimiento para decantar la botella y, sin prisas, la sidra empieza a caer al vacío en busca de su vaso un metro y medio más abajo.

Si fijara la mirada en el vaso o la botella perdería de vista el conjunto frente al detalle de uno de los elementos involucrados. Su mirada al infinito le permite ver la totalidad sin mirar. Cada mano sabe perfectamente dónde situarse y cómo actuar. El factor externo de la gravedad hace el resto, un cuadro global donde cada uno es por sí mismo pero todos están conectados. En unos segundos está servido el culín de sidra. Así deberían ser y comportarse las empresas.

En el mundo empresarial generalmente nos guiamos por indicadores o KPI’s. Esa es una mirada de foco y, muchas veces, con la obsesión de controlarlo todo a corto plazo nos olvidamos de la mirada global, de los efectos de conjunto en las personas, la organización y la sociedad, más allá de los que medimos.

La vida de las  empresas y las personas no puede reducirse a una lista de indicadores, por muy larga que sea (que no es nunca el caso, no sea que perdamos foco). Incluso los que están relacionados con las personas resultan difíciles o imposibles de medir porque ante todo somos humanos, tenemos emociones y cada uno es único y diferente.

La burbuja inmobiliaria, la crisis de los inmigrantes, la crisis bancaria, la explotación de los recursos… ¿Cuántas situaciones dolorosas podríamos evitar con una mirada global más allá de los claros KPI’s?

La empresa y la sociedad deberían ser capaces de tener la mirada global para no perderse en el corto. Todos somos uno, todos estamos conectados. La globalización nos junta para lo bueno y para lo malo.

Tags: , , ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*