Enamorarse de una empresa

7 Noviembre 2016 2 Comentarios

Minutos estimados de lectura: 2

startup-photos

Son las 11.05 de una mañana de junio en Barcelona, la temperatura es agradable y luce el sol, estoy sentado en una terraza de una avenida cerrada a los vehículos, envuelta por árboles que le dan frescura y paz. Es una reunión con una empresa de tecnología importante de nuestro país. Entre los asistentes está Toni, un joven ingeniero informático apasionado por la robótica.

Su máximo deseo ha sido trabajar en esta empresa, y después de aplicar por 3 veces a distintas posiciones, por fin ha logrado cumplir sus sueños. Le han ofrecido un contrato como becario por 6 meses, y plenamente feliz acepta.

Toni tiene iniciativa, es proactivo, aporta ideas, quiere progresar, está dispuesto a trabajar duro por la empresa de sus sueños, tiene formación, pero sigue actualizándose constantemente porque sabe que en su mercado te quedas atrás rápidamente. Todos los días recorre 220 Km desde su casa al puesto de trabajo. Actitud y Aptitud, ¿Qué más podemos pedir?

En los tres meses que lleva trabajando, le han llamado de 2 empresas distintas para ofrecerle trabajos mejor remunerados. Hasta ahora siempre ha dicho que no, su sueño es crecer y desarrollarse en la empresa en la que se encuentra. La semana pasada, fue la tercera vez, un puesto fijo y multiplicar su salario.

Con transparencia lo expuso cada una de las anteriores ocasiones, pero no recibió ningún feedback. ¿Realmente quieren que siga trabajando con ellos? ¿Vale la pena la entrega que realiza todos los días?  ¿Estará perdiendo un tren que tal vez no vuelva a pasar? Muchas preguntas se agolpan en su mente. Hoy no sabe cuál será su futuro al terminar la beca en su actual empresa, pero tiene que tomar una decisión: ¿“me voy con otra que parece que me quiere de verdad “o “sigo intentando que la empresa de mis sueños me mire, me vea, me escuche, y hable conmigo”?

¿Tan poco vale el talento? ¿Tan lejos se encuentran las organizaciones de los sueños de sus trabajadores? ¿Tan barato es encontrar a un nuevo ingeniero informático? ¿Tanto cuesta escuchar a las personas que trabajan con nosotros y tratarlas como seres humanos?

Después, las empresas tienen que invertir en “employer branding” para atraer a nuevos perfiles y se quejan de la alta rotación que tienen, de la falta de compromiso de los profesionales, de….

Tan solo con mirar a las personas que trabajan con nosotros con un poco de amor, y ser capaces de meternos en su piel por un instante, nos permite hallar la respuesta para que ellas sean los mejores embajadores de nuestra marca, y con nuestros actos, hacer un mundo más FELIZ.

¿Qué habrías hecho tú si otra empresa te ofrece multiplicar tu salario?

Tags: , , , , ,

Comentarios (2)

  1. Josep dice:

    Seguramente para poder decidir que haríamos quizás necesitaríamos más información, pero con la que nos dan, aceptaría la de mayor salario.

    Si le duplican el salario, quiere decir que lo que esta cobrando actualmente es una miseria, si es así quiere decir que se están aprovechando de él y además no le dan feed back de su trabajo, no sabe si están contentos con él. Así me asesoraría más sobre la nueva empresa y si no viera nada raro en ella, cambiaría de trabajo.

  2. Marc dice:

    Hola Jaume,

    Cuanta razón tienes, es tan sencillo y fácil lo que expones y propones que la única explicación que se me ocurre para que no se apliquen los principios básicos que esgrimes es, simplemente, porque las personas tendemos a complicar, dificultar y enrarecer las cosas.
    Espero que tu cruzada por el cambio de actitud en la empresa tenga éxito, intento aplicarlo en mi vida profesional te lo aseguro pero que hay momentos en que me da la sensación que intentamos vaciar el mar con un cubo.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*