Las empresas felices son posibles y rentables

19 Octubre 2015 13 Comentarios

Minutos estimados de lectura: 2

empresas feilces

Mi primer trabajo llegó el segundo año de carrera y me lo pasé genial enseñando ofimática a directivos de grandes empresas en 1983. Mi trabajo consistía en prepararme los contenidos en base a la información que me daba el fabricante y apoyado por un experto al que podía consultar puntualmente.

Dedicaba muchas horas solo en casa para adquirir los conocimientos, la experiencia necesaria para dar el curso y crear los contenidos. Me pagaban bien, pero lo que más me fascinaba era la sensación que tenia de ayudar y aportar algo a esos poderosos directivos, los primeros que tenían acceso al PC (el coste rondaba los 3.000€ actuales).

Tal vez por esto, por lo bien que lo pasé en mi primer trabajo, siempre he tenido muy claro que yo quería trabajar en una empresa y ser feliz allí, que el dinero no lo es todo, aunque yo también trabajo para ganarme la vida, y que la posibilidad de desarrollarme humanamente y profesionalmente era parte del salario que debía recibir.

Pero todo empieza en uno mismo, la felicidad no está en las cosas que te ofrecen, la felicidad nace dentro de uno por cómo decides vivir las circunstancias que la vida te trae.

Yo empecé hace mucho tiempo a trabajar por las empresas felices, al principio como trabajador, conmigo mismo y mis compañeros, ayudándolos desinteresadamente, creando relaciones de amistad, compartiendo éxitos y fracasos, pero siempre en el mismo barco juntos.

Sin querer ser líder me empezaron a ver así, y llegó la responsabilidad de capitanear un equipo de ventas, entrega y trabajo duro para que todo el equipo llegara a sus resultados, su éxito es el mío, liderar para servir.

Hoy, desde mi posición de director general, intento mostrar el camino que a mí me ha servido, por si puede inspirar a alguien, y creo las condiciones adecuadas en la empresa para que aquel que desee tomar el camino lo pueda hacer. Desde InfoJobs, sé que las empresas felices son posibles y rentables.

¿Te apuntas al movimiento? El primer paso está en ti.

Tags: , , , ,

Comentarios (13)

  1. Juan Carlos dice:

    Trabajar para las empresas felices es posible pero ademas creo que tienes que trabajar para algo. Puedes hacer que cada dia de tu vida represente algo, que te motive la cosa más pequeña, que tus compañeros esten mejor a tu lado y que todo sea concordia y felicidad pero, si lo que haces no sirve para nada que no sea llevar tu comida a tu casa es dificil que eso te llene cada día. Debes conseguir hacer algo que de verdad represente algo para la sociedad, construir algo que te llene y que sirva para todos. No se, yo estuve 21 años sirviendo a la banca y todos los dias me preguntaba porque iba a trabajar. Mis equipos estaban bien conmigo, trabajabamos en concordia y unidad, conseguíamos objetivos complicados pero al final yo llegaba a casa preguntandome ¿porque estaba haciendo eso? Tomar una decisión en contra de la rutina y de la inercia es dificil pero no imposible, es cuestión de prioridades. El dinero no solo no es todo, el dinero no es nada. ¡Tu eres lo importante!.

    • Jaume Gurt dice:

      Muchas GRACIAS por tu comentario, por tus palabras, por sembrar en otros. Gran reflexión, con la que coincido totalmente. Es cierto que el propósito de tu trabajo es fundamental, pero también lo es que podamos encontrar un propósito importante para muchos de los trabajos. Por ejemplo, yo he desarrollado mi vida profesional vendiendo, si puedo decirte que a pesar de ganar comisiones con las ventas, yo siempre tuve la sensación de que estaba ayudando a esa persona o empresa al venderle mi producto, al igual que dije NO a algunas ventas porque no veía ese beneficio. ¡Se feliz!

  2. ana suarez dice:

    En ello estamos. Y cierto que aportando cada uno su granito de arena logras ese buen rollito. Por desgracias viene más de los compis que de la jerarquía o de la cultura de empresa, pero…todo se andará. Por suerte (o no?) mis aspiraciones no son llegar a Dtor.General. Me contento con “ser y hacer feliz”. Todos trabajamos por dinero, pero una vez cubiertas las necesidades básicas no es eso lo que te motiva a seguir cada día dando lo mejor de ti. Una vez más, gracias por tus inspiradoras palabras.

    • Jaume Gurt dice:

      Ana, muchas GRACIAS por tu comentario, por tus palabras, por sembrar en otros. Personas como tú son las que cambiarán el mundo, regalando y sembrando felicidad. Tengo comprobado que cuando uno lo hace, su entorno se transforma, y ¿te imaginas qué sucederá con las jerarquías y todos los de la base si están en esta frecuencia? GRACIAS por contribuir a un mundo más feliz.

      • Peter dice:

        Quien se pregunta porque en España no podemos hacer lo mismo que se hace en Islandia. Para empezar, la filosofía de vida es distinta, la ética de los empresarios finlandeses, no es la avaricia de los españoles, la transparencia de los gastos en Finlandia, no tiene nada que ver con lo que sucede en España, etc, etc. Cuando en España los políticos sean la mitad de honrados con sus representados, que los son los finlandeses, ya habremos conseguido una buena victoria. Es solo cuestión de ética, moral y honradez; cosas que desgraciadamente en esta España nuestra, falta a raudales. En fin esperemos que poco a poco podamos conseguir que sea así.

  3. Me apunto Jaume! Por supuesto! Las empresas felices son posibles, rentables… y muy saludables !!

    • Jaume Gurt dice:

      David, muchas GRACIAS por tu comentario y tus palabras. Sé que tu también estás en ello amigo! Cada uno con nuestras semillas, repoblaremos las empresas. ¡Se feliz!

  4. Jorge Jasso dice:

    Es cierto… la felicidad de las personas que forman una empresa influye directamente en los beneficios económicos de esta ya que determinan la experiencia del cliente al transmitir su implicación o frustración, instaurando de esta forma el vinculo emocional (positivo o negativo) con la marca.
    No todos los responsables de las organizaciones tienen la capacidad de ver al largo plazo estos beneficios, pero aquellos que pueden hacerlo, conducen sus empresas hacia el éxito.
    Os invito a visitar un post que profundiza en este tema… http://sostenibilidad-empresarial.blogspot.com.es/2015/03/happiness-30.html

    • Jaume Gurt dice:

      Jorge, muchas GRACIAS por tus palabras y por sembrar en otros. Veo que tú también estás en esta línea, perfecto, un nuevo sembrador. Interesante post, especialmente por cómo describe los tres niveles o ejes de trabajo. Sin duda con herramientas, las empresas apostarán más fácilmente por esto. ¡Se feliz!

      • Dejan dice:

        La avaricia, la falta de honradez, la falta de ética, no tienen fronteras, no son actuaciones propias de nuestros empresarios o políticos. No tengo ninguna intención de parecer patriota, soy de las que piensan y siento! que no tengo raíces sino pies, frase preciosa que tomo de un escritor árabe. No defiendo esa costumbre de creer que lo mejor es lo nuestro, pero (!) tampoco miremos con demasiada admiración aquello que conocemos a medias. En Finlandia como en España hay corruptos, avariciosos y personas nada gratas. La idea del bien común no viene de un país modelo. La avaricia no conoce de fronteras ni nacionalidades.

  5. Luis Ignacio dice:

    Efectivamente que es así y todos nos deberíamos apuntar a dicha corriente.

  6. Joan dice:

    Jaume,
    Por supuesto que me apunto y creo que el primer paso en cualquier contexto es intentar aportar aquello que necesitamos o echamos de menos así que todos tenemos la oportunidad y responsabilidad de hacer un poco más felices las empresas en las que trabajamos
    Feliz semana

    • Jaume Gurt dice:

      Muchas GRACIAS por tus palabras Joan. Tan solo con que una persona cambie, está empezando a traer a la organización una transformación. El cambio requiere su tiempo, pero tú, con tu trabajo, puedes empezarlo y verás como otros se apuntan al movimiento. Se feliz.

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*