El efecto bola de nieve

15 Febrero 2016 0 Comentarios

Minutos estimados de lectura: 2

En la vida recogemos lo que sembramos

Se acerca el momento de ir a la cama. Sergi y Paula van a lavarse los dientes, las risas y el buen humor dominan el entorno.

Toman sus cepillos, acercan los tubos de pasta de dientes y aprietan. Aunque hay pasta en el interior, no regala su contenido. La solución aparece fácilmente, aprietan un poco más fuerte, y un poco más, y un poco más, hasta que 5 centímetros de pasta salen lanzados al espacio, cubriendo el cepillo, manchando sus pijamas y derramándose por encima del grifo.

¿Qué ha sucedido? ¿Cuál ha sido la causa? ¿Cómo podría haberse evitado?

El primer análisis parece indicar un exceso de fuerza o demasiadas risas en el ambiente. Pero ello no es más que el síntoma, las consecuencias visibles de nuestra última acción, es fácil perdernos en ellas. Si me quedo aquí, no estaré trabajando sobre la raíz del problema. Las acciones que tome simplemente aliviarán el síntoma, pero muy probablemente vuelva a repetirse en el futuro. Son las llamadas acciones tirita, alivian pero no sanan.

Un análisis más profundo revela que los tubos de pasta de dientes carecían de tapón en el día de los hechos. Al preguntar sobre esta circunstancia se recuerda que “hace días que desapareció y no lo vemos”. Ahora parece que estamos ya en la causa madre o raíz, el origen de todos los trastornos actuales.

Después de 3 días sin usar la pasta de dientes (nos hemos ido de fin de semana) que no tiene tapón, se ha secado creando un tapón natural de pasta que impide su salida fácil. Trabajando sobre las causas raíz, sanamos las situaciones y nos permite avanzar.

¿Cuántas veces nos sucede en nuestra vida o en nuestro trabajo, que actuamos sobre los síntomas y no sobre la raíz? ¿Por qué consumimos tiritas pensando que estamos solventando el problema? ¿Cómo cambiaría nuestra vida presente y especialmente el futuro si trabajamos en las raíces desde un principio?

Una inundación empieza con una gota, o un alud con una pequeña bola de nieve.

En la vida recogemos lo que sembramos. La dificultad radica en ver la correlación en el tiempo y en trabajar con raíces fuertes y profundas.

Tags: , , , ,

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*