Amor y Conflicto

7 Diciembre 2016 1 comentario

Minutos estimados de lectura: 2

people-coffee-tea-meeting

Esta tarde he quedado con Juan Antonio para hablar mientras tomamos una cerveza fresca en una terracita de Madrid. Al llegar se quita la americana, la cuelga en la propia silla y se sienta. Una silla de mimbre sencilla, pero cómoda.

Hace casi un año que no nos vemos y han pasado muchas cosas en nuestras vidas, tenemos montones de cosas que compartir. El tiempo pasa volando y llega el momento de partir. Una vez en pie para despedirnos, intenta coger su chaqueta, pero ha quedado atrapada entre los mimbres del respaldo. Lo intenta con sus mejores artes, pero misteriosamente ha quedado pinzada. Cuanto más tira más fuerte parece tener el pinzamiento, y si forzamos se puede romper, un precio que no está dispuesto a pagar. Juan Antonio aprecia su chaqueta y desea conservarla intacta. El conflicto está servido. ¿Qué hacer?

Algunas veces las relaciones entre personas se pinzan, se atascan, se tuercen, parece que van en contra de nuestra voluntad, y las resistencias aparecen por todas partes. ¿Cómo actuamos frente a estas situaciones? ¿En manos de quien está la situación? ¿del manager (Juan Antonio) o del trabajador (la chaqueta)?

Como managers o directivos podemos empujar o tirar con la fuerza de nuestro cargo, pero tenemos el riesgo de terminar rompiendo la chaqueta, y aunque intentemos arreglarla posteriormente, nunca más será la misma. Nuestra acción le ha dejado, como mínimo, una cicatriz que nos recordará para siempre, a todos, nuestra acción.

Se da cuenta que la visión superior mientras está en pie y la fuerza no sirven, así que Juan Antonio decide cambiar la perspectiva de la acción y regresa al origen del conflicto, se sienta de nuevo. Una vez sentado y tranquilo, con mucho AMOR, se acerca a la chaqueta para “negociar”, y con suavidad en sus dedos, sin fuerza apenas, la chaqueta se libera.

Esa es la magia de las relaciones. Es el AMOR con que la trata, la escucha de cuál es su necesidad, la paciencia para lograr el objetivo, la flexibilidad de mirar la situación desde distintos ángulos, la humildad de no imponer, la que ha logrado que esta fantástica chaqueta siga intacta por muchos años más. ¿Cómo lo haces en tu vida? ¿Realmente aprecias a tus colaboradores y deseas conservarlos? ¿Haces todo lo posible para no dejar cicatrices?

Tags: , , , ,

Comentarios (1)

  1. Eva dice:

    Hola, sin duda todo lo tenemos que hacer con amor, los resultados son espectaculares, aunque cuando lo decimos y hacemos quedamos como tontos, ingenuos .. si siempre lo hiciéramos todo con amor, humildad y sin juzgar este mundo cambiaria mucho, cada uno podemos poner un granito y hacerlo y que piensen lo que quieran 🙂

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*